Un viaje a Brujas y Gante

portada viaje a brujas y gante

Viajar es uno de los placeres de este tiempo, el espíritu aventurero tradicional mezclado con los aspectos más sibaritas y escapistas de nuestro tiempo. En muchas universidades europeas se estudia como una forma de desarrollo personal y laboral, estudiando la multiculturalidad desde un ámbito práctico y creando los llamados “ciudadanos globales”,un perfil que entiende las fronteras como lugares a recorrer y no como zonas a no rebasar. Es por ello que una sección muy especial de nuestro blog la vamos a dedicar a viajes especiales por una o por otra razón, para ello os  invitamos a participar y a hacer peticiones sobre las ciudades a tratar. Para empezar con buen pie, qué tal un viaje a Brujas y Gante, unas de las ciudades con más encanto que hemos conocido.

un viaje a brujas y ganteImagen obtenida de Wikipedia

Un viaje a Brujas y Gante: Empezando por Brujas y su encanto

Aunque pare realizar un viaje a Brujas y Gante antes necesitas llegar a los aeropuertos de Bruselas o Charleroi, salir de ellos no te supondrán ningún problema gracias a la mágnifica red de transportes belgas que además de por la puntualidad destacan por su frecuencia y precio.

Empecemos por Brujas, una de las ciudades preferidas por viajeros de todas las nacionalidades y continentes. Y es que pasear por las calles de Brujas es lo más cercano que hay a caminar atrás en el tiempo. Este pueblo belga te encierra entre sus murallas y te embelesa con sus canales. No obstante ha sido catalogado como la ciudad más romántica en 2007. Lleno de rincones inolvidables destaca la famosa esquina del canal:

viaje a Brujas y GanteImagen obtenida de Wikipedia

Calles empedradas, edificios históricos y casas al estilo de flandes se entrecruzan con viajeros de todos los rincones en busca de conocer uno de los tesoros de Europa. Se la conoce como la Venecia del Norte pero esta ciudad no merece ser la segunda en ningun ranking. Es una ciudad con identidad propia, escondite de parejas y viajeros que buscan un turismo de cultura, sin olvidar el descanso. Dicen que el mejor descanso es aquella actividad que estimula la imaginación y la mente, pues bien un viaje a Brujas y Gante es un gran estimulante. Otros lo consideran una droga, de hecho quien lo prueba repite.

Elegante, tradicional, mágica, agradable, encantadora… se acaban los adjetivos y un viaje a Brujas y Gante sigue siendo indescriptible. Puedes consultar los comentarios de quienes ya han ido. No se puede destacar un lugar o un rincón porque, como bien dicen, lo mejor de un viaje a Brujas y Gante son los no lugares. Caminar y perderte entre sus calles y tus pensamientos.

De día o de noche, Brujas tiene que ofrecer sin importar la hora ni la luz. Eso sí, permítete el capricho de pasar allí más de una noche. Porque aunque parezca pequeña, esa ciudad se merece más de un día. Puedes encontrar hostales y hoteles de todos los precios y categorías y restaurantes tradicionales por doquier. Solo tienes que interpretar el Flamenco

Brujas: Cerveza Chocolate y Waffles.

Si en un viaje a Brujas y Gante es obligatorio perderse por las calles de Brujas,también es probar los tradicionales waffles (gofres) y su magnífico chocolate. Brujas cuenta con muchas chocolaterías tradicionales donde degustar este manjar, aunque pueden resultar un poco caras ya que están muy enfocadas en el turista. Quizás para ello es mejor esperar a Gante donde podrás encontrar chocolaterías de gran calidad y con un precio ostensiblemente más bajo.

La cerveza es otro factor a tener en cuenta y llega a convertirse en obligación. La cerveza belga está considerada una de las mejores del mundo y en cada ciudad podrás encontrar cervezas locales que degustar. Hay miles y todas son diferentes e increibles. Justo en Brujas hay, junto a su famoso árbol, un bar/museo donde podrás disfrutar de tu cerveza y una buena conversación con vistas al canal.

Un viaje a Brujas y Gante: Visitando la majestuosidad de Gante

Tras completar nuestra primera etapa de nuestro viaje a Brujas y Gante, toca visitar la capital de Flandes del Este, Gante, una de las ciudades más visitadas de Europa. A media hora aproximadamente de Brujas en tren, Gante no cuenta con el encanto de Brujas aunque sigue siendo una de las ciudades más bellas de Europa además de una ciudad que continuamente apuesta por la cultura como reclamo turístico. Gante ha apostado por un turista más joven brindándole interesantes oportunidades de ocio, vida nocturna, hospedaje y una variada selección de bares y restaurantes. Aunque sin embargo, la personalidad y el estilo de Gante siguen siendo sus imponentes edificios góticos y los entornos a su canal más céntrico.

 Imagen obtenida de woonadvies

Si Brujas es el encanto, Gante es el sobresalto y la emoción que dan sus imponentes torres y catedrales. Ciudad de reyes, aquí fue bautizado Carlos V, aun hoy mantiene su carácter histórico y cultural mezclado con el espíritu más actual. En esta ciudad se encuentra el famoso cuadro de “La Adoración del Cordero Místico”  a la vez que puedes encontrar el centro de arte moderno S.M.A.K.

En cuanto a ofertas culinarias, la ciudad de Gante realizó un proyecto de renovación y restauración de uno de los barrios más pintorescos de la ciudad. El conocido como Patershol, un barrio antiguo de tejedores, ha pasado de ser una zona humilde al barrio de moda de la ciudad belga. Un laberinto de calles empedradas donde o nuevo y lo tradicional se mezclan con la gastronomía.

Comer y dormir en Gante

En nuestro último a Brujas y Gante tuvimos la suerte de encontrar varios tesoros en esta zona entre los que destacamos el restaurante Amadeus. Un restaurante típico flamengo con un ambiente y una luz tan agradable como suculenta es su oferta. Entre ella destacan sus costillas y su “come tanto como puedas”. Un local donde la cantidad no está reñida con la calidad y donde el ambiente y la decoración, bien merece una visita.

Del mismo modo, en este último viaje a Brujas y Gante pudimos descubrir un hostal recientemente restaurado en la calle principal. Un hostal llamado Uppelink que está en plena calle turística de Gante, a la orilla del canal y flanqueada por los edificios más emblemáticos de la ciudad. Un lugar que respira historia y cuyo salón merecería un artículo aparte. No sabemos si fue la casualidad de que fuimos en una época donde acababa de abrir al público o es su filosofía empresarial, pero fue un descubrimiento realmente gratificante en nuestro viaje a Brujas y Gante.

viaje a brujas y gante IVImagen obtenida de Nieuwsblad
Imagen destacada de International Padel
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *